Sisters of Saint Anne

St. Marie Province

Ministerios en Chile

girls in chile“Era forastero y me Acogiste”

Una hermana escribe sobre la experiencia del ministerio pastoral:

“La inmigración es una realidad cotidiana, se ve en todas las ciudades principales de Chile, sobre todo en Antofagasta y Calama.  Antofagasta está reconocida como una de las regiones con un mejor índice económico, por lo que se ha convertido en un centro, que atrae a muchas personas que buscan una vida mejor.  El desafío por los Cuidados Pastorales de Movilidad Humana de la Diócesis de Antofagasta es tratar con el inmigrante de una manera holística.  Durante las reuniones durante un período de tiempo, la oficina pastoral trata de ayudar a las personas que vienen de muchos diferentes países, como Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador, Argentina, la República Dominicana, etc.”

Immigrants in Casa Santa Ana“El Señor nos invita a acoger al extranjero como a un hermano (hermana), con el fin de cumplir con el mandamiento de amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo.”

Las Hermanas de Santa Ana apoyan muchos programas para mujeres, hombres y niños en Santiago y Antofagasta, incluyendo;

  • Casa Santa Ana: la prestación de servicios de educación y sanación para mujeres de todas las edades
  • Centro Diocesano de Inmigración: prestación de ayuda a inmigrantes que buscan  una vida mejor
  • Inserción en Parroquias: ayudando a comunidades de base Cristianas, formación en la fe, preparación litúrgica y educación religiosa así como patrocinio de retiros
  • Ministerio carcelario: la prestación de apoyo espiritual y formación en la fe en los cárceles de hombres y mujeres (Haz  clic aquí para ver un video)
  • Ministerio a los jóvenes: proporcionar orientación espiritual y servicios de apoyo a jóvenes así como capacitación para el liderazgo

boys in chile

 

Celebran Misa del Migrante en campamento Luz Divina

Se realizó el sábado 5 de septiembre 2015, en la capilla Nuestra Señora de La Esperanza, emplazaLa Chimbada en uno de los campamentos del sector La Chimba de Antofagasta, con mayor cantidad de migrantes provenientes de Perú, Bolivia y Colombia.

La misa fue oficiada por Monseñor Pablo Lizama Riquelme y concelebrada por el padre José Sirvin y los sacerdotes jesuitas Juan Agustín Bravo y Felipe Berríos. En su prédica el arzobispo manifestó que una misa en el día del migrante es para salir más contentos de ella y generar cercanía entre hermanos, además, “recordar que Cristo Salvador también fue un migrante, cuando su familia debió huir hasta Egipto, momento duro para la Sagrada Familia de Jesús”.

“Esta Eucaristía justifica que nos juntemos alrededor de su Palabra, por eso les digo tenemos a un Dios, que nos escucha, un Padre que nos anima a vivir en comunidad, que cada migrante llegue a este barrio, sabiendo que encontrará a un hermano como él, que lo acogerá y guiará a adaptarse en un país tan distinto a su patria”. También, señaló que el Señor nos enseña con su Palabra y actos, como cuando sanó la falla física del hombre sordomudo, “así nos ayudará a vivir con esperanza, sin tantas penas, que nos sane de ser mudo y sordo, para que abramos nuestras bocas y oídos y enseñemos al resto a tratar bien a nuestro prójimo”.

La ceremonia religiosa fue organizada por la Pastoral de Movilidad Humana y contó con la presencia del Intendente de la Región; Valentín Volta, la directora de PRODEMU; María Inés Verdugo y la Cónsul de Colombia, Clara Burger, entre otras autoridades locales. En tanto, para el domingo 6, se preparó un almuerzo comunitario con las mujeres migrantes en la Casa de Acogida.

Pastoral de la Movilidad Humana

Hola mi nombre es Carmenza y mi amiga Marisela somos de nacionalidad Colombiana, queremos dar gracias a Dios por laCarmenza presencia de la Pastoral de la Movilidad Humana (INCAMI), especialmente por este día en el cual tuvimos una linda Eucaristía y hoy 06 de Septiembre nos hemos reunido en la casa de acogida de la mujer migrante, que es una entidad que tiene las puertas abiertas. Nos hemos reunido mujeres de Perú, Bolivia, Ecuador, y Colombia para preparar y compartir un almuerzo, junto a los miembros de la Pastoral y estamos felices de contar con la compañía de la Hermana Sandra, quien es una persona que nos hace sentir parte de esta comunidad y de este país acogedor. Gracias Chile.